miércoles, 23 de diciembre de 2009

Un Raid en Sevilla

Hace un par de fines de semana nos presentamos a la primera prueba del Campeonato de Invierno de Raid del Club Slot Sevilla, una prueba "pionera" en la materia en estas latitudes donde las disciplinas como el Rally o el propio Raid no cuentan con mucha aceptación. No nos engañemos, aquí es muy difícil que se organice un evento que no sea velocidad pura y dura o resistencia, con lo cual, si uno quiere jugar otras disciplinas tiene que moverse unas distancias considerables. En nuestro caso nos tocó cambiar de provincia y desplazarnos hasta Sevilla capital como dice una célebre canción de los "Chanclas".

Por otro lado, lanzarse a la aventura de organizar algo así no deja de ser una labor encomiable de quien lo promueve, y sobre todo, lo poco reconocido del trabajo de montaje, preparación y organización que unos pocos hacen para que otros muchos lo disfrutemos. Eso no está pagado. Dicho esto, quiero que esta entrada no se entienda como un ataque despiadado ni nada parecido, ya que, y me repito nuevamente, el esfuerzo de quien lo organiza no tiene precio y nunca será suficientemente agradecido por los participantes, pero al fin y al cabo este blog y los comentarios que a él subimos son nuestras vivencias y nuestras opiniones, nuestro punto de vista y nuestro diario del hobby que compartimos.

El caso es que nos presentamos allí a la hora requerida, Roberto y yo, con un cafetito en el cuerpo dispuestos a afrontar con nuestros T2 y T3 una mañana agradable. Cinco tramos nos esperan con sus manchados aleatorios por tormentas a cara o cruz, con un mejunje mezcla de harina, colacao, y sabe Dios que más cosas. Comenzamos con los T2 en el primer turno, en este caso nuestros Buggys Ninco. Roberto con su flamante Red Bull, que de largo fue el coche más bonito que participó en aquel evento, y yo con el curtido Fox al borde de la jubilación. Pronto descubrí "la cagada" en el montaje de los coches, poco antes de pasar verificaciones, con un tema del brazo basculante que se resolverá para futuras competiciones porque si bien es nimio, nos privó a ambos de disfrutar la primera hora. Los tramos 1 y 2 los coches los resolvían con relativa solvencia, pero los tramos 3 y 4 con obstáculos artesanales se nos atragantaban por el brazo de guía. Vamos que no pasábamos ni uno. Esto de los obstáculos artesanales lo comentaré más adelante porque tiene su miga. El tramo 5 se trata de lo que ellos denominaron un tramo "Maratón", es decir, sin asistencias, al que daremos tan bien alguna apreciación más adelante. Total que en la primera pasada nasti de plasti, los coches no dieron mucho de sí, así que hubo que aguantarse y ajo… con la esperanza de tomarse cumplida venganza con los T3 que vendrían después. Roberto en este estreno ya comprobó problemas con los contavueltas y las arenas del desierto. En esta primera hora y media lo mejor fue compartir pista y turno con Arturo y con Adrián, grandes personas y buenos competidores. Y encima Adrián tiene dedo. Bueno, más de uno.

Segundo turno y comienzan los T3. Dos Hummer hasta las trancas son las bazas. Ahora el sorteo de turnos de salida en cada tramo ya no tiene lugar como en el primer turno. Er cashondeo andalú (típico de estas tierras) comienza con el escaqueo colectivo a la hora de abrir tramos, y si la moneda decidió nevada, más aún, por aquello de que ya se hacía tarde. Los papás que traen niños (benditos porque ellos no tienen culpa de nada), colocan hábilmente a los críos en los tramos de otros mientras ellos se dedican a su carrera, o bien, les asisten como comisarios y a la hora de correr ellos requieren comisarios de otros tramos, pues los niños ya se sabe, no asisten igual ¿no?. El despiporre está servido. Dos horas de no sé muy bien donde corro y mendigando comisarios. Esto acaba con Roberto asistido por mí en el tramo 5, ese que era sin asistencia, y lo mejor de la tarde. Porque se nos ha hecho tarde, nos han dado casi las 5 y la gente según acababa su carrera abandonaba a la idem el local porque "No he comido" , " Son ya las 5" o "La parienta me espera para comer" (Si a las 5 te espera aún para comer es que no te la mereces, sinceramente). Total, que Roberto hace el tramo 4, el más difícil, que por sí sólo requiere 3 comisarios, sin más asistencia que yo. Una vergüenza. De todas formas se nos dio mejor con los T3, 1000 pistas lo atestiguan. Y con la espectacular remontada final de Roberto por el tramo 5, me gana por 3 escasas pistas. Hemos quedado el 10 y el 11 de la general y en T3 vamos 4º y 5º, es decir, con opciones a pódium en esta categoría, y con la posibilidad de hacer "órdenes de equipo". Lástima que no seguiremos el campeonato.


Hasta aquí todo va bien. Ahora empiezan los palos, o mejor dicho los consejos por si alguien de la "organización" acaba leyendo esto y quiere mejorar un poquito lo que organizan, o tratar de parecerse a las pruebas que se celebran más al norte. Cada día que pasa valoro más lo que hace Javier en Hobby+, si bien antes me parecía grandioso lo que organizaba en cada evento, ahora estoy más convencido de que es el sumum de Raid Slot en España. Si no habéis ido nunca probarlo porque merece la pena. Lo que este señor hace en Colmenar con lo que vivimos el pasado día 13 es como comparar a Cristiano Ronaldo con mi amigo Truji, los dos miden 1’90 y juegan al futbol, pero no son exactamente lo mismo. Paso a enumerar :


1-Las Verificaciones y el Reglamento : El Reglamento se ha copiado de Raid Slot World. Bueno, a mi estimado compañero que ha copiado le diría lo siguiente : "No es lo mismo copiar a Mies o Le Corbusier que a Josep Lluis Sert. Cuando se copia, hay que saber a quién se copia y qué se copia" (Esto se lo podría aplicar el tipo en cuestión en otros menesteres). El reglamento en cuestión ha traído cola, pero cola, cola. Hasta el punto de que en las Raid Series de Madrid han redactado sus propios reglamentos dejando estos "autoproclamados" al margen. Es más, por citar un ejemplo, los coches de MRP no tendrían cabida en este reglamento, y al fin y al cabo, un T3 es un prototipo ¿verdad? Entoces ¿por qué no puede correr en T3? … Aquí se plantea otro problema, y son las "marcas homologadas". Si estamos en una categoría con prototipos, y por ejemplo, Roberto se ha fabricado unas llantas, ¿por qué no puede usarlas en T3? ¿y si las comercializa? ¿tampoco? ¿Quién homologa el material? ¿un fotógrafo de la Vanguardia? ¿en Sevilla también? Roberto fue legal y avisó de sus llantas, le dejaron correr. Si no avisa ni se dan cuenta. ¿Pero qué pasa con los cojinetes, rodamientos, poleas, correas y correas dentadas? Ahhhh, amigo, y si quien las fabricara fuera de la organización ¿se mirarían igual, o como son difíciles de comprobar se hace la vista gorda?

La siguiente es para hacer una chirigota en los próximos carnavales. Salta el problema de que algunos coches no llevan dorsales o placas de raid. Bien, el reglamento lo dice. Pero todo en esta vida debe estar sujeto a una cierta flexibilidad, no puede ser siempre negro o blanco. Todos somos grises. Si corremos en un evento de una cosa con poco arraigo hay que facilitar la participación y no la penalización. Los modelos de Raid no son abundantes, y existen decoraciones "sencillas", el Mitsu del Toys, el Hummer amarillo de PS, … No puedes dejar a alguien fuera por no llevar placas de Raid o dorsales. Por ese camino acaban compitiendo el padre, el niño y el hijo del vecino, porque el resto no vuelve ni uno. De pandereta es el comentario sobre el Hummer Pickup de PS, con la decoración comercializada de la Baja California, que no puede correr porque la decoración no vale. Lo que no saben ellos es que su inoperancia les impide encontrar las placas de Raid. Ojo, que no todas son con la misma forma tipo Dakar, dorsales tiene, y corresponde a una decoración real de un vehículo participante en una prueba de Raid. Si esto no vale, que baje (o venga) el Dios del Raid Slot y lo vea (desde Aragón si hace falta).


2- Los T3. Clama al cielo que alguien, no identificado, se queje de que los Hummer de PS llevan la guía adelantada. Ya no pueden ser T3 según el reglamento copiado. Pero sí lo son en la primera prueba. Así que si quieres seguir o adaptas el brazo, o cambias de categoría con los problemas que conlleva. Con un coche de serie, o una pieza de serie comercial del vehículo de marras se debería poder correr siempre en T3 (prototipo libre). Si esto no puede pasar hay que replantarse el reglamento o hacérselo mirar, porque la incongruencia es del uno. Como sigo pensando que se trata de ganar adeptos y no de ganar unos pocos el campeonato debería buscarse una solución salomónica, ya que la decisión del salmón (ir siempre contracorriente) provocará que te quedes más solo que la una con tu campeonato.

3- Los Tramos : El diseño del 1 y el 2 es bueno, muy de raid, variado, con buenas subidas, dunas y salto. La única pega consiste en que desde los puestos de pilotos hay una zona alta, que yo con mi 1 setenta y poco, no veo el trazado ni las curvas. Estas cosillas lo que hacen es que un piloto alto tenga ventaja ya que sí ve las curvas que otros intuímos de oído. Y esto no es baloncesto, ¿no?, pues no debe haber zonas que beneficien a unos respecto a otros sólo por la altura. Con un niño ya me contarán cómo se desenvuelve. Hay que pensar un poquito en estas cosas, no poner pistas y tablas a lo loco. En el 5, autoasistido, pasa lo mismo con una curva, que el piloto, con menos de 1,85 o barriguita no llega. Por eso asistí a Roberto en su recorrido en ese tramo, y cuando lo corrí tuve que salir y darme una vuelta entera alrededor del tramo a colocarme el cochecito, perdiendo un tiempo precioso. Otro error de diseño, hasta aquí pequeños, pero ahora la madre del cordero. El 3 y 4 tienen curvas cerradas en subida y contraperaltadas, los coches simplemente tocando las 4 ruedas en el piso es quedan con el brazo de guía fuera levantado, con obstáculos artesanales desproporcionados para la mayoría de los coches. Aquí se produce un acontecimiento que hace que te replantees muchas cosas. Surge el comentario de que algunos "socios" han probado los tramos con anterioridad, ¡¡¡¡ y encima lo comentan !!!!. O los tramos son nuevos para todos o para nadie, pero si un campeonato quiere ser serio no pueden pasar estas cosas, se corre el riesgo de pasar de intentar ser campeonato a ser campeonatillo pachanguero del tal y sus amigos asociados. Simplemente el hecho de, como reconocían algunos, pasar el coche por los tramos con la mano, nos habría hecho encontrar el problema del brazo de nuestros T2 y solucionarlo para la carrera. Casi nada.


Esta gente tiene otra costumbre, y es limpiar el carril con el dedín antes de correr el tramo tras la tormenta de arena, lo que hace que el tradicional deshilachado de trencillas no sea especialmente efectivo, ya que llevando las trencillas como habitualmente las llevan ellos en Rally los coches ya eran efectivos. Así incluso, el que abre pista no está tan penalizado, o lo está aún menos que el último. Sinceramente, ni lo había visto antes ni lo entiendo. Luego caen arenillas del desierto en la célula y no marcan, claro. A mi parecer también a los tramos les faltaban 15 o 20 kilos de mejunje para que aquello fuera un desierto y no Disney sobre hielo.

Dicho esto, cada uno que aprenda de sus errores si su conciencia se lo permite y su superación personal tiene miras. Yo personalmente ya estoy mayor para que me mangoneen, así que si las cosas no cambian, antes de moverme para otra de estas, me calzo 700 kilómetros hasta Colmenar y me enchufo un día en Hobby +. Donde Javier me siento persona y me divierto, y sé que el despliegue de medios siempre supera las expectativas. Os he aderezado el ladrillo con fotos de los tramos para que os hagáis a la idea, tomadas prestadas de la web de CSS.

Miguel dixit.

1 comentarios:

Vicente dijo...

Sabeis que por circunstancias no soy tan aficionado como vosotros. Así que la opinión desde cierta distancia (en todos los sentidos), solo tengo que decir una cosa. ¡que paciencia teneis!.

Recorro los Km. que habeis recorrido vosotros y veo lo que veo y no vuelvo.

Estoy de acuerdo que en los comienzos se tiene que facilitar las cosas y flexibilizar la normas para promover la participación. Pero también he de recordar un viejo refran castellano "Lo que bien empieza bien acaba".