miércoles, 5 de enero de 2011

Mi coche ... Mercedes 190E

Se nos iluminó la cara a Vicente y a mí en el pasado Foroslot cuando en la mesa de Hobbyaescala descubrimos el nuevo 190 que presentaban en resina. Era una oportunidad única para llevar al slot el recuerdo del coche al que más cariño he tenido desde que la DGT me otorgó la capacidad de conducción legalmente. También sacaban ese día un Opel Astra ... ¿no te hace tilín, Roberto?


Tiempo atrás me rondaba la cabeza ir haciéndome para mi "cole" lo que han sido hasta el día de hoy "mis coches". Pero antes que mío era de mi padre. Allá por finales de los 80 vino desde Alemania esta joya. Todavía recuerdo que me sorprendió el primer día el sonido de las puertas al cerrarse. Claro, la comparación la hacía con un Renault 18, ya me diréis. Pero se notaba que estos alemanes hacían algo por lo que la marca de la estrella de las tres puntas tenía ese "caché". Bien pudo haber sido un BMW 316i, pero por no se muy bien qué motivos se decantó por este coche. Y la verdad no puedo estarle más agradecido.
Durante muchos años lo viajé en los otros tres asientos. Le he visto tener averías, le hemos cambiado las ruedas tras los pinchazos, incluso le he visto quemarse la instalación eléctrica en un pispás. He aprendido mecánica de entre sus tripas. Los coches de esa época eran otra cosa. Abrías el capó y reconocías todos los entresijos del motor. Imagínate como son estos "deutsches" que ¡¡¡le han puesto un botiquin y todo!!! en la bandeja del parabrisas trasero. ¿Por qué el Renault 18 no tenía cosas de estas?


Su longevidad siempre estuvo apoyada en el el buen trato y mantenimiento que mi padre le dio. Eran tiempos del bricolaje del automóvil donde aún se podían hacer estas cosas. Una especie de tunning pero con buen gusto. Recuerdo las escapaditas a los desguaces La Torre las mañanas de domingo. Fruto de eso el coche recibió con los años un nuevo motor con nuevos "silentblocks", los asientos deportivos de Mercedes en riguroso cuero negro (debo decir que nunca quemarme la espalda en el Agosto de los madriles me sentó tan bien), llantas para sustituir el "donete" de repuesto, ...

Tuvo que ser a raíz de que una fresca mañana de primavera comprobáramos que el AX que compartíamos mi hermana y yo había sido sustraído para no volver jamás al redil, cuando empecé a disfrutar de la "herencia en vida". El coche pasó a mis manos, ya que por aquel entonces mi padre conducía su 230 dos puertas.

El director de la Mercedes de Barajas me comentó una vez en una revisión una frase que siempre tengo grabada en la cabeza : "Una vez que conduces un Mercede, ningún otro coche te parecerá igual, y no volverás a comprarte otro que no sea de esta casa". Ahora no tengo uno de estos y cierto es que lo añoro. Quien me conoce lo sabe. Por supuesto, la radio era una Blaupunkt, que era la marca que montaban habitualmente.

Con cuatro velocidades la tercera y la cuarta eran espectaculares. Tengo consciencia de haber llegado a poner el coche en autopista a 160 km/h y no notar una vibración (el AX a 130 km/h vibraba más que el Halcón Milenario entrando en la hipervelocidad). Qué suerte que antes no había radares recaudadores sembrados por doquier. La respuesta en estas marchas era recia, con esa sensación de ligero aplastamiento contra el asiento que ya se ha perdido desde que los coches andan plagados de ayudas en nombre de la seguridad.

Con toda esta oda al Mercedes se os salpica la entrada de las imágenes de uno de los regalos de Reyes que entre mi hermana, Vicente y un poquito yo, le hemos dado a mi padre. Su coche de "escalextric". Mi coche.

Para evitar suspicacias ya os digo que el conductor no soy yo, sino mi padre. Creo que se da un aire después de todo. Y la verdad, me he sonreído unas cuantas veces mientras pintaba esa cabeza. Qué cruel es la genética y que poco incierto es a veces el futuro.


Por cierto, y ahora que lo pienso ... Todos mis coches han sido siempre plateados, gris metalizado, o como queráis llamarlo. ¿Habrán tenido algo que ver las Flechas de Plata?

Un saludo
Miguel

6 comentarios:

Roberto dijo...

La verdad que el otro dia cuando lo tuve en la mano me quede asombrado con el parecido del piloto con tu padre, te ha quedado de lujo.
La verdad que el coche es muy bonito y poder tener una réplica a escala del que ha sido tu coche me parece algo muy bonito.
Un saludo a todos, que tengais unos buenos reyes.

mikius dijo...

Hola Miguel,como me ha recordado tu historia a la mia, a las vivencias que guarda uno de los coches paternos.
Seguro que tu padre se sentirá orgulloso.
Un saludo.

Miguel Angel dijo...

Me alegra un montón que os haya gustado. Lo grande de ese coche es que fue el "primer Mercedes" de mi padre (luego vendría otro), pero también fue el mío. Quizás por eso le haya dedicado más cariño a hacerlo, porque algo de mí también quedó en él.
Supongo que como bien dices, Juanjo, las vivencias de cada uno de los coches que pasan por nuestra vida siempre quedan ahí. Las buenas y las malas. Hoy me río de cómo le arranqué en una rotonda una rueda al AX y me llevé por delante un árbol en Tres Cantos, pero aquel día la gracia que me hizo ...
Aún así siempre se esboza una sonrisa con estas cosas.
Un saludo.
Miguel
PD: No miréis las piernas de la niña que va de "copilota". Os lo digo yo ...

Vicente dijo...

qui

Vicente dijo...

Doy fe, que el coche era así. Y creo que el cariño que se le tenia se ha quedado corto respecto a lo que indica Mguel. Doy fe.

No estoy de acuerdo con el tema de los coches que comentais. De todos los coches que puedan pasar por nuestras manos siempre hay uno y solo uno que es el que se recuerda con cariño por multitud de cosas y este es el vuestro Miguel.

El presente ya es el porvenir y el olvido. dijo...

esta myuy bueno un dia yo me compre un mercedes segunda mano y me salio perfecto